Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Entrar
Usted está aquí: Inicio NOTICIAS Noticias destacadas Prostitución y abusos sexuales con orangutanes

Prostitución y abusos sexuales con orangutanes

Este artículo nace de la noticia del rescate de una hembra de orangután en Asia que estaba siendo explotada como prostituta en un burdel. Los defensores de estos animales nos hemos sentido consternados por la situación en la que viven algunas hembras de esta especie.

Introducción

Se sabe que es una práctica común en algunos países de Asia la explotación sexual de hembras de orangután. Esta denuncia fue aportada por Karmele Llano, veterinaria española dedicada al cuidado de estos grandes simios en Borneo. Allí fueron hallados varios ejemplares encadenados que habían sufrido abusos sexuales por parte de seres humanos. La veterinaria asegura estar en posesión de datos que confirman que se trata de una práctica muy extendida en Tailandia.

Ésta era la situación de Pony, un orangután hembra de 12 años de edad encontrada en un prostíbulo en un pueblo de Borneocentral, Keremgpatngi, Indonesia. Depilada por completo, lavada, perfumada y con los labios pintados, estaba encadenada en una cama para facilitar que los clientes pudieran abusar de ella de modo impune.

Cabe destacar que los clientes que frecuentan estos negocios son trabajadores de las empresas madereras y de plantaciones de aceite de palma.

La liberación de Pony.

La liberación de Pony fue muy complicada, Karmele narra que se produjo una revuelta llegando a ser amenazados con machetes y cuchillos y que tuvieron que recurrir a la policía del estado que envió treinta efectivos para posibilitar la liberación del orangután.

Pony fue trasladada al centro de rehabilitación de Nyaru Menteng, donde se encuentran otros orangutanes que necesitan cuidados debido a que han sido utilizados como mascotas. En el centro a cargo de Borneo Orangutan Survival (BOS) viven alrededor de 400 primates, la mayoría muy jóvenes. La instalación cuenta con una granja, una escuela para los bebés y grandes jaulas donde los adultos recomienzan una existencia normal. Allí estuvo Pony que finalmente en 2012 fue trasladada a la Isla fluvial de Bangamat donde convive con otros seis orangutanes. Bangamat es una de las tres islas dedicadas a la rehabilitación de grandes simios que esperan una futura liberación en una zona protegida, en la que actualmente viven unos setenta orangutanes.

Peligro de extinción.

La exportación de orangutanes por parte de Tailandia al resto de Asia, en particular a China, para ser empleados como animales de compañía, la captura de hembras por parte de traficantes, que no dudan en asesinar a sus madres, con el fin de convertirlas en esclavas sexuales en prostíbulos y la destrucción de su hábitat natural por parte de la industria del aceite de palma, están abocando a esta especie a la extinción.

Según la Orangutan Conservancy Norteamericana, los orangutanes sólo viven en Asia, Sumatra y Borneo. Se estima que quedan unos 20.000 ejemplares vivos, lo que significa que si esta situación se sostiene en el tiempo se extinguirán en un periodo de diez años.

Conclusión.

Este caso constituye una flagrante vulneración de los derechos de un gran simio. Por una parte, Pony y otras orangutanes hembra están siendo arrancadas de su hábitat natural y privadas de su libertad, a lo que hay que sumarle la explotación sexual por parte de propietarios de burdeles sin escrúpulos y de aquellos que son capaces de practicar sexo con un animal que vive en una situación límite. Todos ellos son responsables de este atentado contra la naturaleza y los derechos de esta especie.

Hay que tener en cuenta que esta práctica constituye una de las causas del grave peligro de extinción en el que se encuentra esta especie. De modo, que no sólo es inaceptable desde el punto de vista moral, sino que está abocando a la desaparición de un miembro de la familia hominidae.

PGS/GAP España recuerda que los orangutanes no son objetos, sino personas no humanas poseedoras de derechos y denuncia públicamente estos hechos para que el caso de Pony y el de cualquier otro orangután que se encuentre en su misma situación se resuelva de manera inmediata, se proceda a la puesta en libertad de los ejemplares explotados y sean tratados para su recuperación.
No podemos ni queremos consentir el sometimiento de esta especie a semejantes vejaciones y seguiremos estando atentos ante este y otros posibles casos de maltrato, esclavitud y explotación sexual.

Elisa García Gómez.
Delegada en Castilla y León de PGS/GAP España.

Proyecto Teco

PROYECTO TECO

Lilungu.jpg

PROYECTO LILUNGU

Proyecto Cetáceo Libre

washoe2.jpg

AMIGOS DE WASHOE

Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?

PGS Alemania

PGS Alemania

PGS Argentina

GAP - Argentína

PGS Brasil

GAP/PGS - Brasil

PGS - CHILE
PGS Chile

PGS Costa de Marfil

PGS Côte d'Ivoire

PGS México

PGS México

GAP Uruguay
PGS Uruguay

Boletín novedades

Gabinete de prensa

GABINETE DE PRENSA

Evolución cráneos

PARENTESCO CERCANO

Reflexiones de un primate

 

Grandes Simios, Patrimonio de la Humanidad

Informe 2016

INFORME GRANDES SIMIOS

Fundación Medioambiental

Alnilam

Fundación Phi


null


null

Jeff McCurry

Fotógrafo de Naturaleza

Okologie

Proyecto Gran Simio - España