Usted está aquí: Inicio / NOTICIAS / Últimas noticias / El municipio de Telde de la Isla Gran Canaria instala una placa como recuerdo de Lulú y Lucas rescatados por Proyecto Gran Simio

El municipio de Telde de la Isla Gran Canaria instala una placa como recuerdo de Lulú y Lucas rescatados por Proyecto Gran Simio

01/marzo/2021.-Un placa puesta por iniciativa de Álvaro Monzón, Concejal de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Telde en la isla de Gran Canaria, recuerda el rescate que Proyecto Gran Simio realizó hace ya quince años y a todos los que contribuyeron en esta bonita acción que tanto nos costó y que tuvo un final feliz. La placa está ubicada en el Parque de Santa Rosalía donde estuvo la jaula de Lulú y Lucas.

 Al final se da un claro mensaje educativo: "La Concejalía de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Telde quiere recordar este espacio como un lugar que nunca debió existir"

Pedro Pozas Terrados, Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio, ha escrito un artículo que ha sido enviado al Concejal de Parques y Jardines Álvaro Monzón, por si quiere que ser publicado por el Ayuntamiento y los medios de comunicación de la Isla.

 

 

Telde recuerda a Lulú

Un rescate que quedó marcado en el corazón de todos

Hace ya quince años en 2005, Proyecto Gran Simio libró un gran esfuerzo con todos sus recursos para intentar que dos chimpancés, Lulú y Lucas que se encontraban en una jaula de cristal en medio de un parque público de Telde, fueran trasladados a un Centro de Primates de la península donde al menos estarían en mejores condiciones. Las depresiones que se observaban a Lulú arrinconada a veces en la jaula sin moverse, hizo que saltaran todas las alarmas y se pusiera en marcha el mecanismo de rescate.

Paco González, Delegado por aquel entonces en 2005 del Proyecto Gran Simio en Canarias, nos puso sobre aviso de lo que estaba ocurriendo y de inmediato, nos pusimos en movimiento con todos los recursos que teníamos a nuestro alcance. Primeramente hablamos con un Centro de Primates para ver si estaban dispuestos de acogerlos. Una vez que ya teníamos un lugar de acogida, nuestro esfuerzo se centró en tres vías principales. Primero en hablar con las Autoridades CITES que seria las que autorizarían el traslado de los dos chimpancés y con el servicio de Protección de la Naturaleza. La coordinación en estos traslados debe ser efectiva. En segundo lugar había que buscar la forma de que el traslado costara lo menos posible e implicar a alguna empresa que pudiera colaborar en el rescate. En este caso el contacto con Iberia fue genial y desde el primer momento en que hablamos con sus directivos y responsables, nos anunciaron que el costo del viaje sería gratis. La tercera vía y la más importante fue la movilización social que corrió a cargo del Delegado del PGS Paco González, del periodista de Canarias7 Gaumet Florido que realizó un seguimiento casi a diario denunciando la situación en los medios de comunicación y una profesora Amalia Llabrés del colegio C.E.I.P. “Europa”  ubicado en el Valle de Jinámar, que trabajó con sus alumnos  de 4 y 5 años el caso de Lulú y Lucas creando el “Proyecto de Lulú”, donde los niños fueron también grandes protagonistas de esta historia.

Hoy, después de 15 años, el Ayuntamiento de Telde recuerda a Lulú y también a Lucas aunque este último estuvo muy poco junto a Lulú, con una placa en el mismo lugar donde estuvo la jaula muchos años del parque “Santa Rosalía”, donde Lulú sobre todo ha visto pasar los años de los niños que jugaban a su alrededor y que de vez en cuando se paraban a verla. Victor Santana, el cuidador de ambos, los quería como si fueran sus hijos y fue desde luego indispensable para el bienestar dentro de lo que cabe de sus vidas en la jaula diminuta donde se hallaban encerrados.

Desde mi profundo cariño, debo dar gracias públicamente a Álvaro Monzón, Concejal de Parques y Jardines, que ha sido el promotor de esta iniciativa apoyado por su Alcalde Héctor Suárez y la Concejala de Bienestar y Protección Animal Auri Saavedra, de homenajear a Lulú, pero dando un mensaje que muy pocas administraciones nacionales o autonómicas han dado, un mensaje  que debe hacernos reflexionar con el trato que damos a los animales que están encerrados en jaulas, privados de su libertad, anulándoles ser ellos mismos y convertidos en meros cromos sin vida y de risas debido muchas veces al parecido con los seres humanos. Y no debemos olvidar que ellos, los grandes simios, Lulú y Lucas, son homínidos, miembros de nuestra propia familia y juntos compartimos un mismo ancestro común. Pues bien, tras explicar en la placa la historia de Lulú, en su línea final dice: “La Concejalís de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Telde quiere recordar este espacio como un lugar que nunca debió de existir. Hoy es una zona de juegos infantiles que respeta los derechos de los animales”. Creo que sobran las palabras ante este mensaje de dignidad y empatía hacía los animales cautivos y en especial a quienes estuvieron en ese mismo lugar encerrados durante muchos años sin haber cometido ningún delito, solo por ser una especie diferente a la nuestra.

Después de 21 años que llevamos luchando por los derechos básicos de los grandes simios, este mensaje en la placa, es el mejor regalo, el mejor premio que nos hayan podido dar. En 2005, lo dimos todo por conseguir su rescate, plantamos la semilla de la empatía en los ciudadanos de Telde, la semilla de libertad de unos seres de los que compartimos numerosas capacidades cognitivas incluido el 99,6 % del total de nuestro historial genético. Se consiguió tras numerosas complicaciones que a veces temimos por el fracaso del traslado. Tuvimos que coordinar el rescate con la intervención por parte del Seprona de otro chimpancé llamado Kiko que se encontraba encadenado en una cueva. El estrés era continuado y cuando recibimos a Lulu, Lucas y Kiko en el Centro de Primates, lloré de alegría. Lo habíamos conseguido. Las horas de sueño, las cientos de llamadas de teléfono, entrevistas, notas de prensa….había dado su fruto y la recompensa final de que al menos estuvieran en un lugar mejor del que estaban.

Pero no hay que olvidar como dije al principio, la labor inestimable e imprescindible de los propios vecinos de Telde. De Paco González, el Delegado del Proyecto Gran Simio que todos los días se acercaba a la jaula para ver como se encontraban, que atendió a los medios de comunicación de Canarias y que estuvo coordinado en todo momento conmigo y sin él no lo hubiéramos conseguido. Del periodista Gaumet Florido que igualmente y de forma constante, informaba en todo momento de lo que estaba ocurriendo, de los pasos que estábamos dando para el rescate, de concienciar a los ciudadanos que Lulú y Lucas iban a marchar a un lugar mejor. Supo dar titulares que llegaron al corazón de las personas, que levantó la indignación de tener a unos seres vivos sintientes encerrados en jaulas pequeñas sin poder tener ni si quiera momentos de intimidad.

También hay que resaltar esa semilla educativa que Amalia  Llabrés dío a sus alumnos que juntos siguieron el proceso del rescate día a día desde el Valle de Jinámar. Amalia creo el Proyecto de Lulú, en el que analizaban las noticias diarias que salían en la prensa. Hicieron un libro “Nuestro libro de Lulú” donde fueron pegando las noticias, los dibujos que hacían los niños y niñas entusiasmados con sus amigos los chimpancés. Creó juegos entorno a la noticia, fueron toda la clase a despedirse de Lulú y Lucas en el parque cuando ya se anunciaba el traslado. Amalia hizo una labor educativa de una noticia cercana como la que jamás haya conocido y creo que ella se merece igualmente un reconocimiento especial por todo lo que hizo. Los niños y niñas escribían cartas. Junto a las noticias dibujaban en el libro lo que su corazón les dictaba. Seguro que esos niños nunca olvidarán ese amor que tenían por Lulú y Lucas y que Amalia usó el caso tan especial para enseñarles a respetar a los seres vivos. “Querida Lulú, no te pongas triste porque te queremos mucho. Te mando un beso. Eres muy bonita. Yamiley”. Es el texto de una carta de una niña alumna de Amalia de cuatro años. 

Desde Proyecto Gran Simio y en el mío propio, agradecemos la iniciativa de Alvaro Monzon con la placa de Lulú y el gran mensaje que debe quedar marcado en el corazón de la dignidad humana  “una jaula que nunca debió de existir”.

 

Pedro Pozas Terrados

Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio

1- Marzo . 2021

Más información en nuestra web apartado de Rescates.

rescates

Boletín novedades
Estamos en

FacebookTweeterYoutubeInstagram

Cambio Climático

Cambio Climático

Parais des primate

Limbe Wildlife Centre

 

Tapanuli

 

Amigos de Washoe

washoe2.jpg

Proyecto Cetáceo Libre

PCL Facebook

20 aniversario

 

Grandes Simios, Patrimonio de la Humanidad

 

Abriendo los Ojos

 

AcroNatura

Proyecto Lilungu

Lilungu.jpg

182 expeditions.jpg

Catur Viajes y Expediciones en Indonesia

catur 182.jpg

El PGS en el Mundo

PGS Alemania PGS Argentina PGS Brasil
PGS - CHILE Colombia PGS Costa de Marfil
PGS Dinamarca Israel Japón
PGS México PGS Reino Unido GAP Uruguay

Batú

Logo Corredor Biológico

Logo Tifies 182.jpg

Un Bosque para el Planeta

Gabinete de prensa

Gabinete de prensa

Parentesco cercano

Evolución cráneos

Informe Grandes Simios

Informe Grandes Simios (2016)

Campanarios de Azaba

Turismo ecológico
Campanarios de Azaba
En colaboración con la
Fundación Naturaleza y Hombre

Reflexiones de un primate

 

Grandes Simios, Patrimonio de la Humanidad

 

Fundación Medioambiental

 

Fundacion Phi

 

Alnilam

 

null

 

Jeff McCurry

Fotógrafo de Naturaleza