Usted está aquí: Inicio / NOTICIAS / Últimas noticias / Proyecto Gran Simio se une al Manifiesto: ¡Nuestra tierra.Nuestra naturaleza!

Proyecto Gran Simio se une al Manifiesto: ¡Nuestra tierra.Nuestra naturaleza!

26/octubre/2021.- Recientemente se ha celebrado en Marsella (Francia), el Congreso Mundial de la Naturaleza organizado por UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), en la que han participado numerosas Asociaciones Conservacionistas, miembros de gobiernos, entidades particulares de diferentes empresas, etc., en la que se ha tratado numerosos temas y objetivos dirigidos a la protección de la naturaleza y la puesta en práctica de Soluciones Basadas en la Naturaleza (sbn).

Paralelamente se organizó un encuentro alternativo con el eslogan ¡Nuestra Tierra. Nuestra naturaleza!, en la que líderes indígenas solicitaban de forma inmediata, descolonizar la conservación de la naturaleza. Al término de este evento que duró dos días, terminando un día antes del comienzo  del congreso de la UICN, representantes de los pueblos indígenas se pusieron en las puertas  del citado Congreso en protesta del negocio que se hace con la naturaleza sin contar con los pueblos indígenas que son realmente los verdaderos guardianes de las zonas más sensibles de la Tierra.

Es indignante y totalmente consiste en una violación de los derechos humanos, que para conservar una zona, declararla Parque Nacional o dotarla de proyectos conservacionistas, se tengan que expulsar a los que desde hace cientos de años viven en sus tierras. Ocurrió con el Parque Nacional de Virunga para proteger a los gorilas de montañas, donde se expulsaron del Parque al pueblo de los pigmeos prometiéndoles educación, sanidad, mejor vida y hoy en día son aún más pobres, no han recibido ninguna ayuda por parte del Estado ni de la Unión Europea que declaró el Parque Patrimonio de la Humanidad y si por cualquier circunstancia se adentran dentro de la zona protegida para cazar y subsistir, se les condena de forma inmediata como cazadores furtivos. A ellos, que desde hace milenios han vivido en sus tierras protegiéndolas porque son el sustento de sus vidas, mientras el hombre occidental, traficaba con la vida y deforestaba las selvas.

Es sólo un ejemplo, pero existen muchos más como en la India con la protección del tigre y el grave peligro que conlleva la decisión del Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica que para el 2030 que se quiere proteger el 30% de la superficie terrestre, sin que esté asegurado la protección de los pueblos indígenas para que no ocurra como al pueblo de los pigmeos. Por otro lado…¿Qué pasa con el 70% restante de la superficie terrestre? ¿Acaso no se merece también la protección de su Biodiversidad? ¿Es esa la solución para combatir el cambio climático?. Sin embargo, el 80% de la superficie sensible de nuestro planeta está ocupada por los pueblos indígenas que durante milenios han sido capaces de conservar sus tierras intactas hasta la llegada de la revolución industrial y el capitalismo, que arrasan todos los recursos naturales dejando destruidos los ecosistemas esenciales de nuestro planeta. ¿Porqué no se protegen a los pueblos indígenas y se les da el control de sus tierras y de esa forma ese 30% que  Naciones Unidas solicita conservar, se convierten automáticamente en un 80% sin necesidad de que el negocio verde entre a formar parte una vez más de los intereses de unos pocos?. La propia Naciones Unidas ha reconocido el fracaso de la Agenda 2030 y sus objetivos a conseguir, al excluir de la misma a los pueblos indígenas.

Es por todo ello que Survival International ha lanzado una campaña y un manifiesto que tanto Proyecto Gran Simio de España así como numerosas organizaciones internacionales, han firmado para la conservación de la naturaleza, para que los pueblos indígenas sean los protagonistas esenciales en esta lucha a contra reloj contra el cambio climático.

Por la gran importancia del manifiesto y el mensaje que se da para todos los gobiernos, Conservacionistas y ciudadanos del mundo, se transcribe íntegramente dicho mensaje que muy pocos medios de comunicación han informado del mismo y que me veo en la obligación imperante de mostrarlo a continuación.

 

¡NUESTRA TIERRA. NUESTRO FUTURO!

UN MANIFIESTO POPULAR POR EL FUTURO DE LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA 

El planeta Tierra, nuestro hogar, enfrenta una pérdida sin precedentes de biodiversidad y una aceleración del cambio climático que amenazan el futuro de la humanidad y toda forma de vida. 

Las únicas soluciones sostenibles, justas y reales a estas crisis también recaen en la humanidad, en particular en los pueblos indígenas y las comunidades locales, que son los mejores guardianes de la biodiversidad; y en un modelo de conservación que coloque la diversidad y los derechos humanos en su centro. Necesitamos un modelo de conservación que luche contra las verdaderas causas de la destrucción ambiental dispuesto a plantar cara a los principales responsables: el consumo excesivo y la explotación de recursos liderados por el Norte Global y sus corporaciones. 

Por el contrario, muchos gobiernos, junto con empresas y la industria de la conservación en los países occidentales, se niegan a abordar las verdaderas raíces del problema y pretenden ofrecer un camino a seguir pidiendo más Áreas Protegidas y vagas “Soluciones basadas en la Naturaleza”. Estas soluciones falsas están siendo promovidas como si representaran soluciones “reales” para resolver la crisis climática a la que se enfrenta el mundo tal como lo conocemos hoy. 

Sin embargo, décadas de investigación y experiencia han demostrado que el enfoque de la conservación de la biodiversidad dominante ha tenido un impacto devastador en las tierras, los medios de vida y los derechos de los pueblos indígenas y locales. Esto ha venido derivado principalmente de un pensamiento erróneo que cree en la “naturaleza” despojada de presencia humana. Se trata de una visión excluyente y distorsionada que ha derivado en un modelo de conservación que a menudo tiene un enfoque violento, colonial y racista: se apodera y militariza la tierra, criminaliza y destruye las formas de vida de las comunidades indígenas y locales, e ignora sus conocimientos. Este modelo, a pesar del dolor que causa, ni siquiera ha evitado la destrucción de los ecosistemas que dice proteger.

 Incluso las “reformas” que pretenden evitar los peores excesos de esta “conservación fortaleza” generalmente son cosméticas y solo incluyen a los pueblos indígenas y locales como una ocurrencia tardía, o subsidiaria del objetivo principal, de manera que continúan violando las normas internacionales sobre los derechos indígenas y de otras comunidades locales1. Estos intentos de reforma se manifiestan continuamente como mera fachada porque están centrados en la implementación de un proyecto único, sin reconocer que el problema es estructural, sistémico. El modelo de conservación de la naturaleza resultante todavía está lejos de estar basado en derechos. Por el contrario, se fundamenta cada vez más en un enfoque neoliberal en el que tanto la naturaleza como las personas se conciben como formas de “capital” cuyo valor decide el mercado. No aborda las causas manifiestas de la pérdida de biodiversidad que derivan de la expansión desenfrenada de una economía industrial orientada al crecimiento, e incluso las fomenta.

Mientras la industria de la conservación de la naturaleza continúe beneficiándose de este modelo, y se use dinero de los contribuyentes y filántropos para financiar más Áreas Protegidas, seguirá suponiendo una catástrofe tanto para la biodiversidad como para las personas. Las demandas que incluimos a continuación tienen como objetivo la desarticulación urgente de este modelo. 

Creemos que una transformación favorable solo será posible a través de un modelo de la conservación de la naturaleza nuevo, en ningún caso de cambios en la implementación de uno erróneo y viciado.

 De lejos, la forma más eficaz y justa de luchar contra la pérdida de biodiversidad y el cambio climático es respetar los derechos territoriales de los pueblos indígenas, que ya actualmente protegen el 80% de la biodiversidad de la Tierra, y otras comunidades locales. Este hecho es reconocido en muchas políticas y declaraciones, pero la acción “sobre el terreno” continúa desposeyéndolos e infringiendo violencia contra ellos. 

Por la presente declaramos que: 

» La comunidad internacional debe acordar el cese completo de creación de nuevas Áreas Protegidas que excluyan a las comunidades indígenas y locales; 

» Los gobiernos deben respetar, proteger y defender plenamente los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras y bosques, respetar el uso consuetudinario colectivo de las tierras y bosques por parte de las comunidades locales y garantizar la protección de esa tierra de acuerdo con sus deseos; este debería ser el medio principal de proteger la biodiversidad en todo el mundo; 

» Los gobiernos y las organizaciones de conservación de la naturaleza no deben embarcarse en ningún proyecto de conservación sin el pleno consentimiento libre, previo e informado (CLPI) de las comunidades interesadas; 

» Las organizaciones de conservación de la naturaleza deben estar sujetas a regulaciones y adherirse a códigos de conducta preescritos, como todos los demás campos profesionales, para garantizar que la conservación no sea un “fin” que justifique cualquier medio empleado para lograrlo; 

» Los gobiernos y las organizaciones conservacionistas deben reconocer el enorme costo que las áreas de conservación estrictamente protegidas han supuesto para las tierras, los medios de vida y los derechos de muchas comunidades en todo el mundo; deben elaborar planes concretos para reparar los agravios pasados, incluso devolviendo el control a los guardianes históricos y locales; 

» Los países de renta alta deben proporcionar recursos financieros para que se produzcan estos cambios, y deben dejar de financiar programas de conservación de la naturaleza que destruyen a las poblaciones locales y sus medios de vida, incluso por fallos del CLPI, independientemente de si ello es intencionado o no;

» Los estados nación industrializados deben acordar reducciones - y no simplemente cambios - en la extracción de recursos para la producción y el consumo, e imponerlas a sus empresas, a fin de reducir el impacto en el medio natural;

 » Los gobiernos y las corporaciones deben eliminar gradualmente los combustibles fósiles y abandonar los intentos de hacer un lavado verde de sus emisiones con falsas afirmaciones de que las compensaciones “basadas en la Naturaleza” mitigarán el cambio climático;

 » Las empresas multinacionales y organizaciones de la conservación de la naturaleza deben adherirse y estar sujetas a los estándares internacionales cuando operan fuera de sus propios países y/o a través de proveedores, incluido el CLPI;

 » Las empresas multinacionales y organizaciones de la conservación de la naturaleza deben ejercer la debida diligencia en materia de derechos humanos para identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de cómo abordan los impactos sobre los derechos humanos. Deben implementar un mecanismo eficaz de reclamación y reparación para las víctimas de violaciones de derechos humanos relacionadas con sus actividades;

 » Las políticas medioambientales y climáticas, ya sean nacionales o internacionales, deben diseñarse y evaluarse en términos de justicia social y sostenibilidad medioambiental. Nuestro objetivo común debe ser lograr un bienestar justo, equitativo y sostenible para los seres humanos y el resto de especies en nuestro planeta compartido. 

Las personas y la naturaleza son inseparables y la protección de la naturaleza debería ser parte de una cuestión más amplia: cómo vivimos y cómo creamos un mundo en el que una vida saludable sea posible para todos.

Boletín novedades
Estamos en

FacebookTweeterYoutubeInstagram

Cambio Climático

Cambio Climático

Parais des primate

Limbe Wildlife Centre

 

Tapanuli

 

Amigos de Washoe

washoe2.jpg

Proyecto Cetáceo Libre

PCL Facebook

20 aniversario

 

Grandes Simios, Patrimonio de la Humanidad

 

Abriendo los Ojos

 

AcroNatura

Proyecto Lilungu

Lilungu.jpg

182 expeditions.jpg

Catur Viajes y Expediciones en Indonesia

catur 182.jpg

El PGS en el Mundo

PGS Alemania PGS Argentina PGS Brasil
PGS - CHILE Colombia PGS Costa de Marfil
PGS Dinamarca Israel Japón
PGS México PGS Reino Unido GAP Uruguay

Batú

Logo Corredor Biológico

Logo Tifies 182.jpg

Un Bosque para el Planeta

Gabinete de prensa

Gabinete de prensa

Parentesco cercano

Evolución cráneos

Informe Grandes Simios

Informe Grandes Simios (2016)

Campanarios de Azaba

Turismo ecológico
Campanarios de Azaba
En colaboración con la
Fundación Naturaleza y Hombre

Reflexiones de un primate

 

Grandes Simios, Patrimonio de la Humanidad

 

Fundación Medioambiental

 

Fundacion Phi

 

Alnilam

 

null

 

Jeff McCurry

Fotógrafo de Naturaleza